Los roedores son un problema grave para todo tipo de instalaciones, tanto por los peligros que acarrea su presencia desde el punto de vista sanitario (transmiten múltiples enfermedades), como por la pérdida de imagen de marca. Por ello es necesario tomar medidas que impidan la presencia de estos organismos, que sin lugar a dudas pueden perjudicar seriamente a  empresas y particulares. Las normativas sanitarias obligan a que se tomen medidas de control, y en las situaciones donde no intervenga la normativa (viviendas particulares, comunidades, etc.), es también muy conveniente y necesario realizar un control de plagas adaptado a cada situación y a cada instalación.

Nuestra empresa les pueda aportar soluciones de todo tipo que impidan y controlen la presencia de roedores en sus empresas y hogares, ya sean de tipo preventivo o de tipo curativo. Nuestras actuaciones impedirán que los roedores produzcan:

  • Daños físicos en las edificaciones.
  • Enfermedades que puedan transmitirse por su presencia.
  • Contaminación de productos fabricados y/o almacenados.
  • Mala imagen por su presencia para clientes, empleados, vecinos, amigos, etc.
  • Expedientes sancionadores por las inspecciones  sanitarias.
  • Etc., etc.

El control de roedores lo llevamos a cabo con la aplicación de los puntos del Control Integrado de Plagas definido por la OMS (Organización Mundial de la Salud), frente a los tratamientos tradicionales de aplicación indiscriminada de productos rodenticidas. Siguiendo la normativa actualmente en vigor, PROMECA desarrolla en varias fases sus tratamientos:

A) DIAGNOSIS de situación: Es el resultado de 3 fases secuenciales:

  • Recogida de información.
  • Inspección.
  • Análisis de Situación.

B) Programa de ACTUACION.

C) EVALUACION de resultados.

En nuestras actuaciones utilizamos todos los sistemas físicos y de eficacia contrastada que hay en el mercado en estos momentos, como son:

  • Portacebos de Seguridad (eléctricos, gas, ecológicos.), con llave y acceso restringido.
  • Trampas de captura/monitorización.
  • Barreras físicas (faltillas en bajos de puertas, cerramientos de huecos, etc.)

Los tratamientos químicos solamente los realizamos en el caso de ser necesarios, y con los siguientes criterios:

  • Tratamientos puntuales, no totales.
  • Utilización de cebos no nocivos para detección.
  • Productos sin plazo de seguridad.
  • Mínimo impacto medioambiental.
  • Mayor eficacia y menor toxicidad para personas y animales domésticos.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *