Estas pérdidas pueden llegar a ser muy importantes. Los daños producidos por roedores en las estructuras de los edificios, instalaciones eléctricas, etc. pueden dar lugar a grandes averías, además de provocar situaciones de gran peligro (riesgo de incendios, cortocircuitos en equipos de producción, averías en centros informáticos y daños irreparables en  instalaciones hospitalarias). Roedores e insectos pueden producir igualmente graves deterioros en materiales, materias primas, o productos acabados, que quedaran inservibles. En determinadas circunstancias, podría llegar a  verse afectada la calidad de imagen de una marca o una entidad.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *