Los organismos xilófagos (se alimentan de madera) resultan extremadamente peligrosos porque sus ataques pueden producir graves daños en la madera estructural, así como  en la carpintería de viviendas y edificios histórico artísticos (marcos y bastidores de puertas, ventanas, zócalos, rodapiés, etc.). Entre ellos se encuentran las termitas, que son con mucho las que más daños producen de todos los artrópodos. Existen las termitas de la madera seca (Kalotermes flaviollis y Criptotermes brevis), muy poco frecuentes en España; y las subterráneas (Reticultermes lucifugus, grassei, banyulensis y santonensis), que son las más frecuentes y las que más daño producen.

Nuestra empresa dispone de los equipos necesarios para realizar una inspección exhaustiva de todos los elementos de madera, para así poder determinar el grado de infestación y poner en marcha los tratamientos adecuados. Disponemos de equipos de sonido, medidores de la humedad, detectores de movimiento, etc.

Existen dos tipos de tratamientos: Tratamiento QUIMICO y Tratamiento BIOQUIMICO.

Para el tratamiento químico disponemos de los equipos necesarios para lograr que la madera, el suelo y los muros queden totalmente impregnados de los productos químicos más eficaces y de menor toxicidad para las personas y los animales domésticos. Estamos capacitados y acreditados para la utilización de productos químicos en base a disolventes orgánicos o en base acuosa capaces de prevenir el ataque y/o de eliminar las larvas y adultos presentes en la madera. También podemos utilizar productos en formulación de gel con gran poder de penetración. Con nuestras actuaciones queda corregida y controlada la presencia de carcomas durante un periodo de cinco años, puesto que conseguimos que la madera retenga de 250 a 300 gr./m2 del producto biocida aplicado. En el suelo inyectamos 3-4 litros de caldo biocida por orificio, realizando 5 orificios por metro lineal, y en los muros realizamos orificios cada 20 centímetros, en dos líneas paralelas y al tresbolillo, inyectando caldo hasta saturación. Estos tratamientos pueden ser preventivos y curativos.

Para el tratamiento bioquímico con cebos alimenticios, disponemos de sistemas de alta implantación en muchos países y con garantía de funcionamiento contrastada. La materia activa que utilizamos es el diflubenzurón, un inhibidor de la quitina (IGR), impregnada en matrices celulósicas  que son consumidas por las termitas obreras, y por tanto, introducidas en el termitero, produciendo la desaparición de las colonias de termitas  al cabo de unos meses de consumo. Es un sistema totalmente ecológico pues solamente afecta a las termitas.

Tanto en químico como con cebos seguimos los protocolos de calidad más implantados a nivel internacional a la hora de realizar nuestro trabajo.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *